Skip to main content
Bebe con cosméticos

Intoxicaciones en niños: cómo evitarlas y tratarlas

Bebe con cosméticos

Durante los últimos años, el número de intoxicaciones infantiles ha disminuido gracias a la información y a la prevención. A pesar de esto, todavía hay muchas prácticas incorrectas por descuido o desconocimiento de los padres, que hace que la intoxicación sea la tercera causa de accidentes en la infancia.
 

La cocina es el lugar donde se acumulan más agentes tóxicos. El cuarto de baño, el dormitorio de los padres y el salón son también focos de riesgo, sin olvidar el trastero y el garaje. Durante el periodo estival se registran más casos de intoxicación infantil. Debido a que los niños están de vacaciones, pasan muchas horas en casa y reciben menos atención. Es importante anticiparse y vigilar a los niños, manteniendo cualquier sustancia perjudicial en un lugar seguro.
 

Existe una gran cantidad de productos que podrían resultar tóxicos en el caso de ingesta, los más frecuentes son:

 

1. Fármacos

  • Antipiréticos (Paracetamol).

  • Psicofármacos. Es el grupo más frecuente, especialmente las benzodiacepinas (ansiolíticos).

  • Antitusígenos y antigripales.

 

2. Productos domésticos

  • Cáusticos

  • Detergentes y jabones

  • Hidrocarburos

  • Plaguicidas

  • Algunos cosméticos

 

3. Etanol y drogas de abuso

 

4. Monóxido de Carbono

 

5. Algunas plantas

 

¿Qué tipos de intoxicaciones existen?
 

Las intoxicaciones pueden ocurrir por accidente o de forma voluntaria. 
 

Intoxicaciones accidentales
 

Las intoxicaciones accidentales suelen ocurrir en niños de entre 1 y 5 años de edad, con productos domésticos o fármacos y generalmente en el domicilio familiar. No debe olvidarse que los niños son curiosos e intentan experimentar con todo aquello que llame su atención.
 

En ocasiones las intoxicaciones pueden ser asintomáticas y la consulta, ante cualquier sospecha de ingestión, debe ser inmediata. 

 

Recuerda que en el caso de los niños, una pequeña dosis no siempre equivale a una toxicidad pequeña.

 

Intoxicaciones voluntarias
 

Las intoxicaciones voluntarias suelen darse en adolescentes. La finalidad del consumo puede ser recreativa (sobre todo de alcohol y menos frecuentemente de otras sustancias de abuso) o bien con finalidad suicida o autolesiva (generalmente por ingesta de fármacos y en pacientes con antecedentes psiquiátricos).

El manejo de este tipo de intoxicación es mucho más complejo y podría repetirse dependiendo del origen. Por este motivo, la prevención también es muy importante a la hora de evitar estas intoxicaciones.
 

¿Qué debo hacer para prevenir una intoxicación?
 

La prevención es la clave para evitar que tu hijo se intoxique. A continuación se detalla cómo prevenir intoxicaciones según el tipo de producto:
 

Fármacos:

  • Mantén cualquier fármaco o sustancia tóxica fuera del alcance de tu hijo, con el envase cerrado y en armarios de seguridad. 
     
  • Cuando tomes un medicamento no lo hagas delante de tu hijo, ya que imitan todo cuanto ven.
     
  • Cuando debas administrarle un fármaco, no simules que es un caramelo o algo que pueda tomarse por placer, pues puede resultar contraproducente. Muchas medicinas tienen colores y formas llamativos, y los niños pueden confundirlos con golosinas. 
     

 

Productos domésticos:
 

  • No dejes ningún producto en lugares de fácil acceso.

  • Siempre fuera del alcance visual del niño.

  • Utiliza armarios con sistemas de seguridad.

  • Mantén el producto en el envase original, no uses botellas o envases reaprovechados.

  • Asegúrate de que los envases están bien cerrados.

 

¿Qué hago si creo que mi hijo se ha intoxicado?
 

Es muy importante que mantengas la calma e intentes averiguar qué cantidad ha ingerido y si presenta algún síntoma. En ningún caso debes provocarle el vómito ni darle nada de comer ni de beber. 
 

Si crees que se ha producido la ingesta de una sustancia tóxica, siempre es necesario consultar con los servicios sanitarios, acudir al centro médico más cercano llevando contigo el tóxico ingerido, o avisar a los servicios de emergencia (112). Además, el Instituto Nacional de Toxicología proporciona información las 24 horas del día, y ofrece una amplia información sobre productos tóxicos (91 562 04 20), así como la web del Cedimcat de la Generalitat de Catalunya.

Para saber más sobre cómo actuar frente a una intoxicación en niños, consulta estas recomendaciones publicadas por la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría.

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  10/03/2021 Última modificación:  07/05/2024
intoxicación · urgencias
Lidia Martínez Sánchez
Lidia Martínez Sánchez
Ver más
Pediatra Servicio de Urgencias Pediátricas

Contenidos relacionados

Reanimación cardiopulmonar (RCP) en bebés y niños. ¿Cómo se realiza?
Artículo

Reanimación cardiopulmonar (RCP) en bebés y niños. ¿Cómo se realiza?

Lamentablemente, podemos encontrarnos ante un niño o bebe que haya sufrido un accidente y requiera una RCP. ¡La técnica es sencilla y puede salvar muchas vidas!

Aumentan las lesiones deportivas en los niños
Notícia

Aumentan las lesiones deportivas en los niños

Un artículo publicado en La Vanguardia pone de manifiesto que las lesiones deportivas en niños y adolescentes tienden a aumentar. Asimismo, también destaca las causas y las posibles consecuencias si no se tratan adecuadamente.

Cómo tratar las heridas en niños
Artículo

Cómo tratar las heridas en niños

Las heridas son lesiones de la piel producidas por abrasión, esguince o corte. Son muy frecuentes durante la infancia por la práctica deportiva y por las características del juego infantil, mayoritariamente físico. Por eso es importante tener unas nociones básicas de cómo tratarlas.

Dolor de pecho en niños: qué lo causa y cuándo acudir al pediatra
Artículo

Dolor de pecho en niños: qué lo causa y cuándo acudir al pediatra

El dolor torácico en la infancia es común, especialmente en la adolescencia. Puede tener diversas causas, siendo las más frecuentes el dolor idiopático y musculoesquelético, que responden bien al reposo y analgésicos. El dolor de origen cardiaco es raro en niños, pero si se presenta con fiebre, malestar, dificultad respiratoria o palpitaciones, se debe buscar atención médica. También es importante consultar si hay antecedentes familiares de enfermedades cardíacas o muerte súbita. El dolor torácico puede generar preocupación en el niño y la familia, por lo que es esencial una evaluación médica adecuada.