Skip to main content
Medico poniendo un apósito en la rodilla

Cómo tratar las heridas en niños

Medico poniendo un apósito en la rodilla

Las heridas son lesiones de la piel producidas por abrasión, esguince o corte. Son muy frecuentes durante la infancia por la práctica deportiva y por las características del juego infantil, mayoritariamente físico. Por eso es importante tener unas nociones básicas de cómo tratarlas y tener listo el botiquín de primeros auxilios.

 

Ante cualquier herida es importante siempre mantener la calma y tranquilizar al niño. Antes de tocar la herida, lávate bien las manos con agua y jabón. Luego puede resultar útil seguir los siguientes consejos.

 

Pasos a seguir si la herida es pequeña y sangra poco

  • Lavarla con agua o suero fisiológico para arrastrar el polvo y la suciedad (desde el centro de la herida hacia los bordes). Luego se puede utilizar un jabón neutro y enjuagarla completamente.
     
  • Una vez lavada, secar con una gasa limpia sin frotar y aplicar una solución antiséptica (clorhexidina o povidona yodada) para prevenir la infección.
     
  • Cubrir la herida con un apósito (tirita o cinta de gasa esterilizada).
     
  • Examinar la herida a diario para realizar la limpieza y la aplicación del antiséptico. Si el apósito se moja, retirarlo y utilizar uno nuevo. Cuando la herida comience a cicatrizar formando una costra no será necesario seguir cubriéndola ni aplicando antiséptico.

 

Pasos a seguir si la herida es grande o sangra mucho

  • Lavar cuidadosamente con agua para poder apreciar mejor su tamaño.
     
  • Colocar un trozo de gasa estéril o un paño limpio encima. Aplicar presión directa y uniforme sobre la herida durante cinco minutos, utilizando la palma de la mano sobre la gasa o el paño. Durante este tiempo, no es necesario revisar la herida o quitar coágulos de sangre que pueden haberse formado en la gasa.
     
  • Si la sangre empapa la gasa, no se debe retirar. Utilizar otro trozo de gasa sobre el anterior y continuar ejerciendo presión sobre la misma.
     
  • Si la herida se encuentra en extremidad, elevarla a un nivel más alto que su corazón. No debe aplicarse un torniquete.
     

Si el niño presenta dolor se puede administrar ibuprofeno o paracetamol como analgésicos y, si existe inflamación, frío local (por ejemplo, con hielo envuelto en un paño).

 

Recuerda: nunca utilizar algodón, alcohol, polvo o pomadas sobre las heridas.

 

En cualquier herida es importante vigilar los signos de complicación. La más frecuente es la infección, que se manifiesta por persistencia o empeoramiento del dolor, enrojecimiento e inflamación de los bordes de la herida y supuración de la misma.
 

¿Cuándo ir a urgencias?

Es importante acudir a un servicio de urgencias si la herida:
 

  • No deja de sangrar después de cinco minutos de presionar o si empieza a sangrar de nuevo al retirar la presión (en este caso se debe seguir aplicando presión hasta que llegue la ayuda médica).
     
  • No se puede limpiar completamente de polvo y suciedad, o si existe un objeto en el interior de la herida. No retires el objeto clavado si es grande (podría estar tapándola y evitando el sangrado).
     
  • Si está localizada en el cuello o en la cara.
     
  • Si fue causada por un animal, un mordisco humano, una quemadura, un accidente eléctrico o una perforación (por ejemplo, un clavo).
     
  • Si es mayor de un centímetro o si parece honda.
     
  • Si está roja, hinchada, caliente al tacto o con pus en el interior (para descartar posible infección).
     
  • Si se ha producido con un objeto sucio (clave, alambre…) también puede ser conveniente consultar para que la herida sea correctamente valorada y se revise el estado de la vacunación antitetánica del niño.
     
  • Si se ha producido la separación de una parte del cuerpo (por ejemplo, la falange de un dedo). Recoge la porción perdida, introdúcela si es posible en una bolsa e intenta conservarla dentro de agua fría o hielo. En este caso, debido a la necesidad de atención inmediata, llama a los servicios de emergencia (112), comunica lo que ha pasado y sigue sus indicaciones.
     
  • En heridas que afecten a una extremidad: si presenta signos de inflamación aparatosos, hematomas grandes, deformidad o incapacidad para utilizar la extremidad.

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  07/06/2024 Última modificación:  10/06/2024
urgencias · sangre
default_hsjd_home
José Carlos Fernández
Ver más
Pediatra Urgencias Pediátricas
Anna Merino Landry
Isabel Moya
Ver más
Pediatra Urgencias Pediátricas

Contenidos relacionados

Hemorragia nasal. ¿Qué hacer si tu hijo sangra frecuentemente por la nariz?
Artículo

Hemorragia nasal. ¿Qué hacer si tu hijo sangra frecuentemente por la nariz?

Aunque pueden asustar un poco, las hemorragias nasales en muy pocas ocasiones son motivo de alarma. Habituales en los niños de 3 a 10 años, las hemorragias nasales a menudo se detienen por sí solas y se pueden tratar sin problemas en casa.

Sangre en la orina: a qué se debe y cómo proceder
Artículo

Sangre en la orina: a qué se debe y cómo proceder

Si la orina de tu hijo contiene sangre, lo más probable es que no se trate de nada importante. Para estar seguro, deberás llevarlo al pediatra, quien lo evaluará y, en caso necesario, lo tratará.

Por qué es importante conocer tu grupo sanguíneo si estás embarazada
Artículo

Por qué es importante conocer tu grupo sanguíneo si estás embarazada

Si no sabes cuál es tu factor Rh y estás embarazada, es importante que inicies tus visitas prenatales lo antes posible. Si la incompatibilidad Rh se detecta y se trata al principio del embarazo, no genera ningún problema en la madre ni en el feto.

Reanimación cardiopulmonar (RCP) en bebés y niños. ¿Cómo se realiza?
Artículo

Reanimación cardiopulmonar (RCP) en bebés y niños. ¿Cómo se realiza?

Lamentablemente, podemos encontrarnos ante un niño o bebe que haya sufrido un accidente y requiera una RCP. ¡La técnica es sencilla y puede salvar muchas vidas!

Actividades relacionadas