Skip to main content
Nena a la taula menjant amanida

¿Te preocupa el medio ambiente? Cambia tu alimentación

Nena a la taula menjant amanida

El sistema alimentario es responsable de un tercio de las emisiones de gases con efecto invernadero. El 24 % del total de las emisiones provienen de la agricultura, el manejo de los bosques y el uso del suelo para nuestra alimentación. Un porcentaje muy superior al de todos los transportes juntos, al que tanto énfasis se le está dando. Pero desde que los alimentos se producen hasta que llegan hasta nuestros platos pasan por muchas etapas: se procesan, se envasan, se transportan, se comercializan, se cocinan… y en cada una de estas etapas se van generando más emisiones. Sin olvidarnos, por supuesto, de las producidas durante el posconsumo; es decir, durante la gestión de esos alimentos que desechamos sin ser consumidos y de todos los envases utilizados.

 

Impacto del sistema alimentario

De toda la superficie terrestre del planeta, más del 40 % se destina a producir nuestra comida o la comida de los animales que luego nos comemos. Para hacernos una idea de la magnitud: tan solo el 1 % de toda esa superficie está ocupada por infraestructuras, pueblos y ciudades.

 

La extensión del sistema alimentario es cuarenta veces mayor que la de todas las poblaciones juntas. Esta inmensa expansión no se ha conseguido a cambio de nada: deforestación, fragmentación de hábitats y ecosistemas, y una gran pérdida de biodiversidad.

 

Y no solo a nivel terrestre. De todas las poblaciones de especies marinas destinadas a consumo humano, el 34 % están sobreexplotadas, y en el caso concreto del mar Mediterráneo, el porcentaje es más del doble.

 

Está previsto que la población mundial se incremente en 3.000 millones de personas para el año 2050, pasando de 7.000 millones que somos actualmente a 10.000 millones de personas; por lo que habrá que producir más cantidad de comida para satisfacer las necesidades de todos nosotros. Pero es que, además, el desarrollo económico y la urbanización está provocando que cada vez demandemos productos que son más contaminantes y que requieren más recursos.

 

Las tres acciones más efectivas para conseguir un sistema alimentario medioambientalmente sostenible son:

  • La implementación de mejoras en la agricultura.

  • La adopción de dietas saludables basadas en plantas.

  • Y la reducción del desperdicio alimentario.

 

No todos los alimentos tienen el mismo impacto en el medio ambiente

 

Conviene aclarar que no todos los alimentos generan el mismo impacto ni requieren la misma cantidad de recursos. Los alimentos que más emisiones generan son todos ellos de origen animal, y muy especialmente la carne de rumiantes, como ternera o cordero. Y es lógico si pensamos que, para conseguir alimentos de origen animal, previamente habrá que haber producido alimento para estos animales.

 

Y generar este alimento para los animales, obviamente, requiere de recursos y genera contaminación. Sin olvidarnos del estiércol de los animales, una fuente sustancial de óxido nitroso, un gas con un potencial de calentamiento global. En el caso de los rumiantes, como la ternera y el cordero, la gran cantidad de gases de efecto invernadero generados no se debe solo a estos dos factores, sino también al propio mecanismo de digestión que caracteriza a estos animales. Durante la digestión, los rumiantes producen grandes cantidades de un gas llamado metano, que tiene un potencial de calentamiento global muy superior al del CO2.

Granja de ganado vacuno

Aunque en la pesca no tiene sentido hablar de otros indicadores de impacto ambiental como uso de tierra, de agua o su eutrofización ya que su contribución es mínima, conviene hacer especial énfasis en otros impactos ambientales derivados de la pesca: la sobrepesca y las capturas incidentales. De hecho, es a esto a lo que se refiere propiamente la expresión “pescado de fuentes sostenibles”.

 

Se entiende que un pescado proviene de una fuente sostenible cuando se capturan tantos peces de esa población en concreto como sea posible para satisfacer la demanda, pero sin pescar demasiados para que esta población se pueda reproducir de forma adecuada, renovándose de manera continua, y las generaciones futuras puedan seguir abasteciéndose de ella. En la actualidad, el 34 % de las poblaciones de pescados destinados a consumo humano están sobreexplotadas.

 

Dietas saludables basadas en plantas

La gran reducción del impacto ambiental viene al sustituir las proteínas de origen animal por las de origen vegetal, muy especialmente las de rumiantes.

 

Por otro lado, la dieta actual no solo está afectando gravemente a la salud del planeta, sino también a la nuestra. La prevalencia de enfermedades asociadas a dietas hipercalóricas y poco saludables, altas en carne y alimentos altamente procesados, ricas en azúcares, sal y grasas, está aumentando. Y lo que es incluso más alarmante:
la presencia de estas enfermedades en niños. Más de 38 millones de niños en todo el mundo ya padecen obesidad.

 

Adoptar una dieta basada en plantas rica en alimentos poco procesados puede ayudar a atacar los dos problemas a la par. Tal dieta se caracteriza por ser un patrón:

  • Nutricionalmente equilibrado.

  • Rico en verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y frutos secos.

  • Con un bajo consumo (si lo hubiera) de alimentos de origen animal como carnes (especialmente carnes rojas y procesadas), pescado, y lácteos.

  • Y muy limitado de productos con un alto contenido de grasas, azúcar y/o sal, como por ejemplo snacks, bollería y bebidas azucaradas.

  • Prioriza los aceites insaturados sin refinar, como el aceite de oliva virgen, frente a otro tipo de grasas.

  • Así como el consumo de agua en vez de otro tipo de bebidas, como refrescos.

 

La Agencia de Salud Pública de Catalunya (ASPCAT) publicó en 2019 el documento “Pequeños cambios para comer mejor”, en el que se propone una serie de cambios para conseguir un patrón dietético acorde al que acabamos de describir. Teniendo en cuenta la alimentación que se sigue en la actualidad y cómo debiera ser, nos propone:

  • Aumentar el consumo de vegetales (frutas, verduras, hortalizas, legumbres y frutos secos).

  • Reducir el consumo de carne roja y procesada, sal, azúcares, y alimentos ultraprocesados.

  • Así como optar por cereales integrales (pan, pasta, arroz...) en vez de su versión blanca o refinada, aceite de oliva virgen, y agua como bebida de elección.

Para más información sobre alimentación sostenible, consulta el 13º Informe FAROS El ambiente y su impacto en la salud maternoinfantil: ¿a qué nos enfrentamos?

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  08/04/2024 Última modificación:  08/04/2024
desperdicio alimentario · alimentación · cambio climático
Ujué Fresán
Ujué Fresán
Ver más

Farmacéutica, con Máster en Salud Pública y Doctorado en Biomedicina. 

Instituto de Salud Global Barcelona

Contenidos relacionados

Inapetencia: decálogo de consejos para el niño que no come
Artículo

Inapetencia: decálogo de consejos para el niño que no come

Una elevada proporción de niños y niñas experimenta periodos de falta de apetito. Muy a menudo, cuando el niño no come, son los padres los que pasan por un mal trago y suelen vivir la situación con angustia. ¿Estará enfermo el niño?

Toxoplasmosis: qué es y cómo prevenirla durante el embarazo
Artículo

Toxoplasmosis: qué es y cómo prevenirla durante el embarazo

La toxoplasmosis es una infección ocasionada por el parásito Toxoplasma gondii. Es una enfermedad generalmente leve en personas con sistemas inmunológicos sanos que la mayor parte de las veces puede pasar desapercibida o confundirse con una gripe.

Cuando se cae la comida al suelo, ¿es correcto seguir la regla de los cinco segundos?
Artículo

Cuando se cae la comida al suelo, ¿es correcto seguir la regla de los cinco segundos?

La “regla de los 5 segundos” afirma que está bien comerse un alimento que se acaba de caer al suelo si se recoge en 5 segundos o menos. Pero sentimos informarte de que no es cierta. Lee en el artículo los porqués.

Pautas para una correcta alimentación en el niño deportista
Artículo

Pautas para una correcta alimentación en el niño deportista

En este artículo se ofrecen recomendaciones específicas sobre actividad física en la edad pediátrica y adolescencia, sus beneficios y la importancia de mantener una alimentación saludable y adecuada.

Actividades relacionadas