Skip to main content
Situaciones especiales que requieren refuerzo en la lactancia materna

Situaciones especiales que requieren refuerzo en la lactancia materna

Situaciones especiales que requieren refuerzo en la lactancia materna

Existen muchas situaciones en las que la lactancia materna puede resultar más complicada o presentar dificultades por circunstancias especiales de la madre o del recién nacido.

Aunque como padres estéis desconcertados y con cierto miedo, debéis recordar que los beneficios inmunológicos, nutricionales y afectivos de la lactancia materna son indiscutibles y aún más, en estas situaciones particulares.

Bebé prematuro tardío y lactancia materna

En el caso de que el bebé haya nacido entre las semanas 34 - 37 de gestación, debéis saber que se trata de un recién nacido que denominamos prematuro tardío, que probablemente tendrá un cierto grado de inmadurez fisiológica, metabólica y neurológica. Los prematuros tardíos pueden estar separados de sus madres temporalmente para recibir algún tratamiento específico ya que presentan más complicaciones como hipoglucemias, hipotermia, distrés transitorio, ictericia, pérdida de peso excesiva, etc.

Analizando su comportamiento de forma generalizada vemos que las dificultades en su alimentación generan un círculo vicioso, es decir, los bebés no piden, duermen más tiempo, la succión es más débil y desorganizada, se cansan mientras comen, se duermen durante la toma, la adherencia es ineficaz, etc.

Como comen menos cantidad y estimulan menos el pecho materno, afectan a la producción de leche directamente y al aumento de peso. Es frecuente que las familias acaben estresándose y quieran abandonar la lactancia si no están informadas previamente y desconocen diferentes estrategias para evitar el fracaso.

Estos lactantes inmaduros tardan en hacer una succión eficaz, necesitan tiempo y aprendizaje. Es necesario que las familias sepan cómo despertarlos y activarlos para que puedan realizar tomas satisfactorias. En la mayoría de casos requieren suplementación, siempre recomendable que sean de leche de madre, y una serie de complementos que pueden resultar útiles para instaurar correctamente la técnica de lactancia como pezoneras, sacaleches eléctricos, masaje y extracción manual, método dedo-jeringa, ejercicios de logopedia y fisioterapia, etc.

Las recomendaciones generales y el manejo a seguir serán:

  • Practicar contacto piel con piel prolongado después del nacimiento para estabilizar la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca, la temperatura, la glicemia y la estabilidad metabólica que estos lactantes inmaduros pueden tener alteradas.
  • Favorecer el inicio de la lactancia materna.
  • En caso de separación del lactante para que este ingrese a la unidad neonatal, la madre debe comenzar la expresión de calostro en la primera hora de vida y en intervalos de 3 horas aproximadamente. Las madres debéis aprender a realizar el masaje manual y la extracción, tanto manual como mecánica, de forma autónoma y eficaz y para ello contaréis con el apoyo del personal sanitario. Recuerdad que la expresión manual es tan buena o mejor que la expresión mecánica de la mama para establecer el suministro de leche inmediatamente después del nacimiento. En el hospital podréis utilizar el sacaleches eléctricos con el kit correspondiente.
  • El lactante debe ser amamantado (o alimentado de forma diferida con leche materna preferiblemente) alrededor de 8-12 veces por cada período de 24 horas. Las tomas suelen ser cortas pero frecuentes ya que les supone un gran esfuerzo amamantar y quedan agotados. Se requiere mucha paciencia.
  • Os enseñaremos cómo hacer estímulos periorales antes de las tomas para estimular la musculatura orofacial mediante movimientos suaves, rápidos y superficiales.
  1. Deberéis estimular el reflejo de búsqueda, el cual puede estar disminuido o casi ausente, aplicando leche alrededor de la boca, e introduciendo el dedo meñique entre el paladar blando y el duro para estimular el reflejo de succión, evitando siempre el reflejo de náusea.
  2. Habrá que estimular también la lengua hacia abajo y hacia fuera, "caminar" con los dedos sobre la lengua con cuidado.
  • Es muy recomendable que las madres hagan compresiones mamarias durante las tomas, para ayudar a la eyección de la leche y disminuir el gasto energético del lactante.
  • Practicar las posiciones (verticales) más efectivas para que estos lactantes inmaduros tengan una buena colocación de la cabeza y mandíbula, para favorecer la succión y garantizar la parte de pecho necesaria dentro de la boca para una expresión correcta. Se puede valorar el uso de pezoneras para activar el reflejo de succión.

Bebé prematuro y alimentación con lactancia materna

La leche materna es el alimento mejor tolerado por el prematuro, con un vaciado gástrico más rápido y menos retenciones que cuando es alimentado con fórmulas artificiales. La enterocolitis necrotizante (ECN), que es una inflamación que causa destrucción (necrosis) de cantidades variables de la tripa, es una de las enfermedades con mayor morbimortalidad entre los prematuros y la alimentación enteral es uno de sus desencadenantes. Seguramente la baja osmolaridad de la leche de madre, su especificidad de especie y sus cualidades defensivas hacen que tenga un papel protector frente a la ENC.

Cabe destacar que los niños prematuros alimentados con leche materna que están sometidos al Método de la Madre Canguro (MMC) sufren menos infecciones intrahospitalarias ya que permanecen en contacto piel con piel con sus madres de forma precoz y el mayor tiempo posible.

La madre segrega inmunoglobulina A (IgA) específicas frente los gérmenes de su piel y frente a los patógenos del área de neonatos que ella ha ido adquiriendo durante su estancia y que son los verdaderos responsables de las infecciones nosocomiales. Una vez más podemos destacar los beneficios de la lactancia materna porqué además de alimentar al lactante lo protege de posibles infecciones.

La composición de la leche humana varía según sea leche de madre de niño a término o leche de madre de prematuro. Durante las primeras 24 semanas las madres de los prematuros segregan una leche que se adapta a los requerimientos nutricionales de sus hijos. Por lo tanto, aunque sea un parto prematuro inesperado no os preocupéis que dispondréis del calostro necesario.

La leche de madre de un prematuro contiene una serie de aminoácidos que son necesarios para el correcto desarrollo del sistema nervioso central del bebé. Contiene sustancias que hacen que el pecho materno sea un órgano inmunitario, dispone de ácidos grasos de cadena media y larga que se han relacionado con mayor coeficiente intelectual, contiene más colesterol que la leche "madura" y mucho más que las fórmulas artificiales así como otras sustancias que hacen que sea más fácil de digerir o que son más fácilmente absorbidas por el intestino del prematuro.

Los lactantes prematuros suelen realizar succión completa desde las 32-34 semanas. Aunque hay excepciones que lo consiguen a las 29 semanas, en general la coordinación y la succión organizada se logra hacia la semana 34-35. Los niños prematuros se caracterizan por presentar una succión suave y débil, están más dormidos, tienen dificultad en la adherencia porqué no realizan sellado labial correcto, no acanalan la lengua, las tomas parecen interminables, y suponen un gran gasto energético para el recién nacido. Además, pueden presentar descoordinación de la respiración-succión-deglución debido a su inmadurez fisiológica. Los recién nacidos prematuros se agotan menos amamantando directamente del pecho que con el biberón.

Será muy importante elegir el momento adecuado para realizar la toma en el pecho, porque se requiere un bebé tranquilo y despierto y nunca forzarlo. Es recomendable la estimulación perioral previa en los niños inmaduros y practicar contacto piel con piel tanto como sea necesario hasta el establecimiento de la técnica. Las posiciones más efectivas serán las que nos permitan la cabeza semiextendida (posición caballete o balón de rugby) y un buen control del cuerpo del recién nacido, que generalmente tiene el tono muscular disminuido. Se puede ayudar con dispositivos de apoyo como cojines hasta que adquiera seguridad en el manejo.

Para conseguir una adecuada subida de leche lo ideal es empezar a sacar la leche en las seis horas después del parto y seguir con extracciones-estimulaciones cada 3 horas. Aconsejaremos a la madre un sacaleches eléctrico que resulte cómodo y eficaz.

La frecuencia de la extracción de la leche en las dos primeras semanas determinará el éxito de la producción posteriormente. La idea es imitar la conducta de un bebé a término que es una frecuencia de cada 3 horas, por lo que la madre obtendrá entre 5-100cc de leche los primeros días hasta 750cc posteriormente con las 8 extracciones. Debéis conocer el circuito de la leche extraída para hacer un correcto transporte, conservación y administración.

Para la madre lactante del bebé prematuro amamantar es más que alimentar, ¡su leche es medicina y la mejor sin duda! Las madres en estas circunstancias se sienta imprescindibles y desean pasar el máximo tiempo posible con su recién nacido haciendo piel con piel y realizando las extracciones cada 3 horas, pero esto conlleva un gran esfuerzo y agotamiento en la mayoría de los casos; es muy importante tener un apoyo familiar.

Alteraciones orofaciales y lactancia materna / fisura de labio y paladar

Si el recién nacido presenta labio fisurado debéis saber que la madre podrá amamantar con éxito porque aunque presente esta deformidad puede realizar una succión eficaz durante las tomas.

Las complicaciones de la lactancia dependerán del grado que tenga su afección. Puede ser que inicialmente al bebé le resulte más difícil succionar el pezón, por no poder realizar un sellado correcto de la areola provocando una cogida dificultosa, pero con una técnica correcta y un soporte específico dirigido por un equipo especializado en lactancia materna, se consigue una buena lactancia.

En caso de fisura palatina, que en muchas ocasiones va acompañada de labio fisurado, los patrones de deglución y alimentación están alterados. Los bebés no son capaces de crear suficiente presión negativa para succionar y extraer la leche y pueden tener en algún momento regreso de alimento por la nariz.

Sólo bebés con fisuras pequeñas en el paladar blando generan succión. Por tanto, en estos casos la extracción de leche materna es la forma de elección en la mayoría de niños fisurados debido a la complejidad de la técnica de la lactancia materna y aconsejamos la elección de un biberón de necesidades especiales, como Specialneeds Medela® que permiten controlar el flujo de leche.

Alteraciones neurológicas y lactancia materna

Los lactantes hipotónicos suelen necesitar asesoramiento especial y la lactancia suele ser posible, aunque requiere de una serie de estrategias para optimizar el éxito.

Algunos bebés realizan un patrón de succión inmaduro con una succión no rítmica que provoca una defectuosa extracción de leche en muchos casos. Como pueden presentar inestabilidad postural que dificulta una correcta sujeción aconsejamos recursos de apoyo como cojines.

Al igual que en el caso de los prematuros, realizan tomas muy prolongadas y acaban agotados y es vital que los padres aprendan a despertarlos y adquirir un manejo de la lactancia que asegure una nutrición óptima. Os indicaremos unas intervenciones a seguir para facilitar la lactancia. En la mayoría de los casos, y hasta que no haya un buen establecimiento de la técnica, será necesaria la extracción de leche de madre y la suplementación. La posición recomendada es la de bailarina.

Lactancia materna y COVID-19. Preguntas frecuentes

Debido a la situación de pandemia por la COVID-19 que estamos viviendo, es lógico y normal que te surjan muchísimas dudas y te plantees cuál es la mejor opción para alimentar a tu bebé. ¡Sin duda te podemos asegurar que la lactancia materna es la mejor opción!

No hay razón para interrumpir la lactancia. Los numerosos beneficios del contacto piel a piel y la lactancia materna superan ampliamente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19.

¿Se puede colocar inmediatamente después del parto el bebé en contacto piel a piel con su madre para que ésta lo amamante aunque haya sospecha que la madre sufra COVID-19 o incluso que esté confirmada la infección?

Sí. El contacto piel con piel inmediato y continuado, incluyendo la técnica de la «madre canguro», mejora la regulación de la temperatura de los recién nacidos y varios otros indicadores fisiológicos y se asocia a una mayor supervivencia neonatal.

¿Pueden contraer la COVID-19 los bebés alimentados con leche materna?

No se ha detectado por el momento que haya transmisión de casos activos de la COVID-19 a través de la leche materna ni de la lactancia, siempre y cuando se sigan una serie de precauciones, que se especifican a continuación.

¿Debería mantener la lactancia materna si tengo, o sospecho tener, la COVID-19?

Sí, se puede continuar con la lactancia materna pero con las debidas precauciones. Estas incluyen:

  • Llevar la mascarilla.
  • Lavarse las manos con agua y jabón, o con un desinfectante para manos con base de alcohol, antes y después de tocar al bebé.
  • Limpiar y desinfectar todas las superficies que hayas tocado.
  • Sólo es necesario lavarse el pecho con agua tibia y jabón durante un mínimo de 20 segundos antes de amamantar si la madre ha tosido sobre él.
  • No hay que lavarse sistemáticamente el pecho antes de cada toma o extracción de leche.

¿Debería seguir la lactancia materna durante la pandemia?

Sí. La leche materna contiene anticuerpos beneficiosos para mantener los bebés sanos y protegidos de muchas infecciones. Los anticuerpos y los factores bioactivos de la leche materna pueden combatir la infección de la COVID-19, incluso si el bebé ha estado expuesto al virus.

¿Qué debería hacer si no me siento bien para darle el pecho a mi bebé?

Si te sientes enferma para darle el pecho a tu hijo, intenta proporcionarle la leche materna por otros medios seguros. Como última opción será la leche artificial.

La extracción de leche materna es importante para mantener tu producción de manera que puedas amamantar cuando te sientas mejor. No hay intervalo fijo de tiempo de espera después de que se sospeche o confirme tener la COVID-19.

Este artículo forma parte de un documento más amplio que puedes descargar a continuación.

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  11/01/2021 Última modificación:  02/10/2023
lactancia

Contenidos relacionados

Lactancia materna: ¿por qué algunas madres producen poca leche?
Artículo

Lactancia materna: ¿por qué algunas madres producen poca leche?

Algunas mujeres padecen hipogalactia, es decir, producen poca leche y no pueden amamantar a sus hijos. ¿Cuáles son las causas de este problema y cómo se puede tratar?

Toxoplasmosis: qué es y cómo prevenirla durante el embarazo
Artículo

Toxoplasmosis: qué es y cómo prevenirla durante el embarazo

La toxoplasmosis es una infección ocasionada por el parásito Toxoplasma gondii. Es una enfermedad generalmente leve en personas con sistemas inmunológicos sanos que la mayor parte de las veces puede pasar desapercibida o confundirse con una gripe.

Qué es y cómo funciona un banco de leche humana
Artículo

Qué es y cómo funciona un banco de leche humana

Los Bancos de leche humana se crean con el objetivo de asegurar la alimentación con leche materna de aquellos prematuros o recién nacidos que lo necesiten por prescripción médica. ¿Te quieres hacer donante o crees que necesitas leche de una donante? Consulta toda la información que necesites en este artículo.

Cuáles son las posiciones más comunes para amamantar al bebé
Artículo

Cuáles son las posiciones más comunes para amamantar al bebé

Amamantar a tu bebé puede ser una de las experiencias más desafiantes, y también más gratificantes, que tendrás como madre. Conforme te vayas acostumbrando a amantar a tu bebé, podrás ir probando distintas posiciones o modificar las cuatro posiciones básicas.

Actividades relacionadas