Skip to main content
Los bebés y niños no deben dormir con luz

Los bebés y niños no deben dormir con luz

Los bebés y niños no deben dormir con luz

Muchos padres dejan una lámpara encendida en la habitación del bebé para reducir su “miedo” a la oscuridad. Se trata de una costumbre innecesaria que, además, puede afectar a su salud.

El bebé, desde que nace, se acostumbra a todo lo que le enseñamos. Por ello, si le dejamos una luz encendida en la habitación, se acostumbrará a ella y, si un día se despierta a medianoche y no la encuentra, es posible que proteste. Se recomienda que los bebés duerman por la noche en un ambiente silencioso y oscuro desde que nacen , sin nada de luz.

Si el bebé se despierta por la noche porque tiene hambre o sed, es recomendable no encender las luces. Para orientarte, puedes encender una luz próxima a su habitación, pero nunca una lámpara dentro de la estancia del bebé. Hay que mantener el cuarto oscuro y tranquilo.

A la hora de darle de comer o beber, es preferible hacerlo lo más discretamente posible, sin entretenerlo. Una vez haya acabado, debes devolverlo a su cama para que vuelva a dormirse por su cuenta.

En la oscuridad, segregamos la hormona melatonina que nos ayuda a regular el ritmo de vigilia y sueño. A más luminosidad en la habitación, menor será la producción de melatonina, con lo que se dificulta la posibilidad de conciliar el sueño.

Aunque un poco de luz puede calmar transitoriamente la ansiedad del niño, a la larga puede tener consecuencias para su salud, concretamente, puede provocar miopía en edad adulta.

Un estudio publicado en la revista Nature , realizado por el Medical Center de la Universidad de Pensilvania y el Children’s Hospital de Filadelfia, corrobora esta relación. Los resultados del estudio indican que:

  • Un 10% de los niños de entre 2 y 16 años que habían dormido a oscuras hasta los dos años eran miopes en el momento de realizar el estudio.
  • Un 34% de los niños que habían dormido los dos primeros años de vida con la luz nocturna de un piloto tenue eran miopes.
  • Un 55% de los niños que habían dormido con una lámpara o una bombilla encendidas contrajeron miopía en edad adulta , cinco veces más que entre los niños que habían dormido en la oscuridad durante sus primeros años de vida.

Los autores indican que el estudio no permite concluir que la luz sea la causa directa de la miopía porque se trata de un análisis de tipo epidemiológico, y sin duda pueden intervenir otros factores. Pero según afirman sí está claro que la ausencia de oscuridad en el sueño nocturno puede ser un importante factor de riesgo para el futuro desarrollo de un cuadro de miopía.

Este estudio ofrece una explicación al hecho de que, en el último siglo, haya aumentado tanto la miopía, hasta el punto de que, en las poblaciones más desarrolladas, el 25% de habitantes es miope .

Curiosamente, la investigación encontró una correlación muy fuerte entre la miopía y el hecho de haber dormido con la luz encendida hasta los dos años, pero no después de esa edad. Los autores del estudio apuntan la hipótesis de que el ojo se desarrolla sobre todo durante los primeros años de vida, y por lo tanto, es más vulnerable a la luz, pero consideran que deben realizarse nuevos estudios para comprobarlo.

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  29/10/2012 Última modificación:  18/07/2023

Contenidos relacionados

Los principales trastornos oculares de los niños
Artículo

Los principales trastornos oculares de los niños

La miopía, el astigmatismo y la hipermetropía son problemas oculares muy comunes en nuestra sociedad que suelen diagnosticarse en la infancia. De hecho, uno de cada cinco niños en edad escolar necesita corrección visual. Tu hijo debería pasar su primer examen ocular a los 3 años, aunque es importante visitar al oculista ante la mínima sospecha.

Conjuntivitis: cómo actuar
Artículo

Conjuntivitis: cómo actuar

La conjuntivitis es una inflamación de la parte blanca del ojo y de la superficie interna de los párpados. Puede ser causada por alergias, sustancias irritantes o por la infección de un virus o bacteria (en este caso, puede contagiarse fácilmente). Aunque algunos tipos de conjuntivitis desaparecen por sí solos, otros requieren tratamiento farmacológico.

Obstrucción del conducto lagrimal ¿Cómo actuar?
Artículo

Obstrucción del conducto lagrimal ¿Cómo actuar?

No es nada raro que el conducto que transporta las lágrimas desde el ojo hasta la nariz no se haya desarrollado completamente al nacer, o esté parcialmente cerrado. 

Daltonismo en niños: cómo detectarlo y cómo actuar
Artículo

Daltonismo en niños: cómo detectarlo y cómo actuar

Saber si los niños sufren daltonismo o no es crucial para su proceso de aprendizaje y formación, ya que en caso de que el diagnóstico sea positivo, el objetivo debe centrarse en hacerle más llevadera esta situación. Ahora bien, ¿cómo saberlo? ¿De qué manera podemos anticiparnos y realizar un diagnóstico de uno de estos trastornos?