Skip to main content
Madre preocupada corriendo detrás de su hija que va en patinete

La sobreprotección parental. Impacto en el desarrollo y la salud mental de los niños

Madre preocupada corriendo detrás de su hija que va en patinete

¿Qué es la sobreprotección parental?

 

Los padres son instintivamente protectores, aman y se preocupan por sus hijos y quieren criarlos para que estén sanos, felices y sean capaces de desarrollar su vida. Sin embargo, a menudo, en este deseo de asegurar el bienestar del niño, pueden aparecer conductas de sobreprotección.

 

Las conductas de sobreprotección de los padres hacia los hijos son aquellas que conllevan una excesiva vigilancia respecto a su hijo teniendo en cuenta la etapa de desarrollo del niño y el riesgo real en su entorno.

 

Gran parte de los padres presentan conductas de sobreprotección y algunas de ellas pueden formar parte del cuidado normal del niño. Sin embargo, cuando éstas se presentan de forma consistente pueden sugerir un estilo de crianza sobreprotector.

 

En la crianza sobreprotectora, los padres intentan eliminar todos los obstáculos que encuentran sus hijos para fomentar su bienestar y su éxito.

 

El estilo de crianza sobreprotector supone el control excesivo por parte de los padres de lo que sus hijos piensan, hacen o experimentan.

 

¿Por qué sucede ese fenómeno?

 

Este estilo de crianza suele deberse a una elevada preocupación por el bienestar de sus hijos (especialmente por la seguridad física y emocional de los hijos) y a dudas sobre la capacidad del niño para desarrollarse en su entorno y afrontar las dificultades.

 

En este contexto, los padres tienden a eliminar los obstáculos con los que pueden encontrarse sus hijos con el objetivo de mantenerlos seguros. Aunque las intenciones suelen ser buenas, a menudo los niveles de protección superan con creces el riesgo real.

 

Los padres sobreprotectores generalmente desarrollan este estilo de crianza en un intento amoroso pero erróneo de ayudar a sus hijos. Desean evitarles el dolor, las emociones negativas, las malas experiencias, el fracaso y las decepciones. Así pues, intentan preservar el bienestar de sus hijos ayudándoles a eliminar todos los obstáculos y amortiguando el impacto propio de la vida cotidiana.

 

Sin embargo, con este intento infructuoso de garantizar el bienestar de sus hijos a menudo se impide que el niño desarrolle las habilidades necesarias y se genera un impacto negativo en su bienestar emocional y en las dinámicas familiares.

 

¿Qué hacer para identificar que estamos siguiendo un estilo parental sobreprotector?

 

Si estamos interesados en saber si actuamos como padres sobreprotectores puede ayudarnos a conocer cuáles son los principales indicadores de este estilo de crianza:

 

  1. Asumir responsabilidades esenciales de los hijos.
  2. Hacer todo lo posible para evitar que los hijos caigan.
  3. Recordarles constantemente que deben evitar el peligro.
  4. Prohibir o disuadirles de tomar riesgos apropiados para su edad.
  5. Personalizar los sentimientos de sus hijos.
  6. Vigilarlos continuamente cuando están separados de sus padres.
  7. Planificar todas sus actividades sociales.
  8. Gestionar sus amistades.
  9. Hacerse cargo de las tareas escolares para ayudarles a obtener una buena calificación.
  10. Invadir su privacidad.
  11. Controlar las interacciones sociales.
  12. Fomentar un sentimiento de dependencia extrema. 

 

¿Qué efectos tiene en los niños un estilo parental sobreprotector?

 

Si bien es fácil pensar que proteger a nuestros hijos de las adversidades es positivo, protegerlos en exceso es perjudicial para el desarrollo de las habilidades que necesitan aprender.

 

El estilo de crianza sobreprotector deja poco espacio para que el niño tome sus propias decisiones y experimente sus consecuencias (tanto positivas como negativas).

 

Los hijos de padres sobreprotectores tienden a presentar un menor nivel de satisfacción con la vida y bienestar psicológico. Los estudios nos indican que la exposición al estrés de corta duración, natural en la vida y que comporta que el niño encare los retos del día a día, beneficia al desarrollo del cerebro y de las habilidades asociadas. Al evitar que hagan frente a los retos de la vida eliminamos la oportunidad del niño de desarrollarse y experimentar los retos de una forma saludable.

La sobreprotección parental a menudo: 
 

  • Limita las oportunidades del niño para desarrollar las habilidades y la confianza para afrontar los retos.
  • Dificulta la toma de decisiones.
  • Refuerza las conductas de evitación.
  • Limita la capacidad para tolerar la frustración.
     

Los niños aprenden de los padres, desde pequeños, cómo percibir el mundo. Desde el estilo parental sobreprotector se transmite al niño la vivencia de que el mundo es peligroso. Así pues, el niño asume que está en base a este “mundo peligroso” que debe abordar la vida. En consecuencia, un niño sobreprotegido a menudo se vuelve temeroso del mundo y evita cualquier situación que valore como peligrosa.

 

En este contexto, en base a la vivencia de peligrosidad del mundo y la falta de confianza en sus propias habilidades, se genera en el niño una vivencia de dependencia extrema.

 

El niño aprende a no poder confiar en sí mismo y a pensar que sólo puede confiar en la guía de sus padres para resolver los retos que se le presentan. Esta vivencia de incapacidad para afrontar de forma autónoma las situaciones del día a día, se convierte en una fuente de estrés sostenido que puede acabar desembocando en la presentación de síntomas de ansiedad.

 

Tenemos evidencia de que la sobreprotección aumenta de forma significativa el riesgo de que el niño desarrolle un trastorno de ansiedad. De hecho, la sobreprotección parental (y específicamente las dificultades para conceder autonomía al niño) es la dimensión de la crianza que se asocia más consistentemente con los síntomas y trastornos de ansiedad infantil.

 

Consejos para educar a los hijos sin sobreprotegerlos

 

  • Animad a encarar los retos y a probar cosas nuevas.
  • Celebrad el esfuerzo independientemente del resultado.
  • Incitad a que resuelvan los problemas: fomentad que vuestro hijo resuelva los problemas por sí mismo en lugar de involucraros ante las primeras señales de dificultad o reto.
  • Favoreced el esfuerzo para la consecución. No les deis todo lo que piden ni os anticipéis a sus necesidades: enseñadles el valor del esfuerzo.
  • Favoreced que piensen por sí mismos y dejadles elegir. Permitir reflexionar, tomar decisiones por sí mismos y emprender iniciativas les ayuda a desarrollar habilidades como pensadores independientes.
  • Fomentad su participación en las actividades y tareas del día a día. Animadles a hacer contribuciones y asumir responsabilidades apropiadas para su edad. Aprender nuevas habilidades y sentirse parte del equipo aumenta la autoconfianza y favorece llevar estas habilidades hasta la vida adulta.
  • Pedid su opinión en varios temas y tenedlas en cuenta.
  • Evitad la tendencia a controlar sus acciones. Intentar saber qué hacen en todo momento, interceder en sus elecciones y dar indicaciones de forma constante dificultan el proceso de desarrollo del niño y genera conflictos en las relaciones intrafamiliares.
     

En resumen, para fomentar el desarrollo y el bienestar psicológico de vuestros hijos se recomienda buscar una parentalidad que combine la protección con el fomento de oportunidades de autonomía, adoptando un estilo de crianza cálido y receptivo.

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  03/07/2024 Última modificación:  03/07/2024
sobreprotección · estilo de crianza
Marcela Mezzatesta Gava
María Elías
Ver más

Psicóloga clínica

Área de Salud Mental

Ver más
Clarke, K, Cooper, P, Creswell, C (2013). The parental overprotection scale: associations with child and parental anxiety. Journal of affective disorders, 151(2), 618-624. https://doi.org/10.1016/j.jad.2013.07.007 LeMoyne, T, Buchanan, T "Does “hovering” matter? Helicopter parenting and its effect on well-being." journal sociological Spectrum, Volume 31, 2011. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/02732173.2011.574038 Gere, M et al. "Overprotective parenting and child anxiety: The role of co-occurring child behavior problems." Journal of Anxiety Disorders, August 2012, https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0887618512000667 Fulton, J et al. "Associations between Perceived Parental Overprotection, Experiential Avoidance, and Anxiety." Journal of Experimental Psychopathology, 2014, https://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.5127/jep.034813

Contenidos relacionados

¿Qué pueden hacer las familias para fomentar la deportividad y prevenir el abandono deportivo de las niñas?
Artículo

¿Qué pueden hacer las familias para fomentar la deportividad y prevenir el abandono deportivo de las niñas?

Muy a menudo, madres y padres suelen delegar la formación deportiva de sus hijas en un club deportivo o una escuela deportiva. Es cierto que hay muchas facilidades para establecer comunicación directa y rápida con el entrenador/a y otras madres y padres por medio de un grupo creado en alguna red social. Pero esto no quiere decir que estemos fomentando la educación deportiva de calidad, sino que a veces puede ocurrir todo lo contrario.