Skip to main content
Estudiantes haciendo un examen. Freepik

Selectividad: consejos para gestionar la preparación de las pruebas para acceder a la universidad

Estudiantes haciendo un examen. Freepik

La Selectividad se presenta como un momento crucial en la vida de muchos estudiantes, marcando un paso importante hacia la educación superior y el inicio de sus proyectos profesionales. 

 

Sin embargo, este período también puede generar altos niveles de estrés y ansiedad, tanto para los estudiantes, que puede afectar negativamente a su rendimiento académico, como para sus padres que en muchas ocasiones no saben cómo ayudarles y acompañarlos en este proceso. 

 

Es por ello que es importante que los padres sepan cómo apoyar a sus hijos durante este tiempo crucial. Aquí hay algunos consejos:

 

Consejos para padres con hijos que se van a presentar a la selectividad

 

Comunicación y apoyo

 

  • Habla con tu hijo sobre cómo se siente. Es importante que sepas si está ansioso, estresado o abrumado. Escúchalo sin juzgarlo y ofrécele apoyo emocional.
  • Hazle saber a tu hijo que confías en él y en su capacidad para tener éxito. Esto le ayudará a sentirse más seguro de sí mismo y menos ansioso.
  • Evita las comparaciones con otros estudiantes. Cada estudiante es diferente y aprende a su propio ritmo. Compararlo con otros solo lo hará sentir peor.
  • Crea un ambiente de estudio positivo en casa. Asegúrate de que tu hijo tenga un espacio tranquilo y libre de distracciones para estudiar.
     

Organización y planificación

 

  • Ayuda a tu hijo a crear un plan de estudios. Esto le ayudará a aprovechar al máximo su tiempo y a asegurarse de que está cubriendo todo el material necesario.
  • Anima a tu hijo a tomar descansos regulares. Es importante que se levante y se mueva de vez en cuando para evitar el agotamiento.
  • Asegúrate de que tu hijo duerma lo suficiente. La falta de sueño puede afectar negativamente la concentración y el rendimiento académico.
  • Ayuda a tu hijo a encontrar recursos de estudio. Hay muchos recursos disponibles en línea y en la biblioteca que pueden ayudarlo a prepararse para la selectividad.

 

Cuidado personal

 

  • Asegúrate de que tu hijo coma alimentos saludables y haga ejercicio regularmente. Cuidar su salud física lo ayudará a sentirse mejor tanto física como mentalmente.
  • Anima a tu hijo a relajarse y desestresarse. Esto puede implicar hacer cosas que le gusten, como pasar tiempo con amigos, escuchar música o leer.
  • Recuerda que la selectividad es solo una parte de la vida de tu hijo. No importa cuál sea el resultado, sigue siendo una persona valiosa y amada.

 

A continuación, presentamos una guía más detallada con consejos prácticos para que los puedas compartir directamente con tu hijo o hija para ayudarle a controlar los nervios y gestionar de forma eficiente la preparación de los exámenes de Selectividad, de manera que le permita afrontar este desafío con mayor confianza y seguridad en sus capacidades:
 

1. Planificación y organización: la clave para el éxito

 

  • Elabora un plan de estudios personalizado: crea un cronograma realista que distribuya el tiempo de estudio de manera efectiva entre las diferentes materias. Asegúrate de incluir descansos regulares para evitar la sobrecarga mental.
  • Establece metas alcanzables: divide tus objetivos generales en metas más pequeñas y específicas. Esto te permitirá visualizar tu progreso y mantenerte motivado a lo largo del proceso de preparación.
  • Utiliza herramientas de estudio: aprovecha herramientas como resúmenes, fichas de estudio, mapas conceptuales y esquemas para organizar la información y facilitar su comprensión.
  • Saca el máximo partido a los recursos disponibles: explora los recursos que te ofrece tu institución educativa, como tutorías, bibliotecas, plataformas online y grupos de estudio.

 

2. Técnicas de estudio efectivas: aprende a estudiar de forma inteligente

 

  • Aplica la técnica Pomodoro: divide tu tiempo de estudio en intervalos de 25 minutos de concentración intensa, seguidos de breves descansos de 5 minutos. Esta técnica ayuda a mantener el enfoque y evitar la fatiga mental.

  • Varía tus técnicas de estudio: combina diferentes métodos de aprendizaje para mantenerte motivado y optimizar la retención de información. Puedes alternar entre lectura, escritura, resolución de ejercicios, creación de mapas mentales y otras técnicas que se adapten a tu estilo de aprendizaje.

  • Practica exámenes anteriores: familiarízate con el formato y el tipo de preguntas que se presentan en los exámenes de Selectividad. Esto te ayudará a desarrollar estrategias efectivas para responder a las preguntas de manera eficiente y organizada.

 

3. Cuidando tu bienestar: la mente sana en un cuerpo sano

 

  • Prioriza un sueño reparador: dormir al menos 7-8 horas por noche es fundamental para optimizar tu rendimiento cognitivo y mantener un buen estado de ánimo.
  • Adopta una alimentación saludable: consume alimentos ricos en nutrientes que brinden energía a tu cerebro y cuerpo. Evita el consumo excesivo de azúcares refinados y alimentos procesados.
  • Realiza actividad física: la práctica regular de ejercicio físico te ayudará a reducir el estrés, mejorar tu concentración y liberar endorfinas, las cuales te harán sentir más feliz y motivado.
  • Dedica tiempo a actividades relajantes: incorpora técnicas de relajación como meditación, yoga o respiración profunda en tu rutina diaria. Estas prácticas te ayudarán a controlar la ansiedad y mejorar tu enfoque.
     

 

4. Enfrentando los nervios: estrategias para calmar la mente

 

  • Reconoce tus emociones: es importante aceptar y validar tus sentimientos de nerviosismo y ansiedad. No trates de reprimirlos, ya que esto solo empeorará la situación.
  • Visualización positiva: imagina un escenario en el que te desempeñas con éxito en los exámenes. Visualiza tu preparación, tu confianza y la satisfacción de haber realizado un buen trabajo.
  • Respiración profunda: cuando sientas que los nervios te invaden, practica ejercicios de respiración profunda. Esto te ayudará a calmar tu cuerpo y mente, permitiéndote recuperar el control y la concentración.
  • Autoafirmaciones positivas: repite frases positivas que te recuerden tus capacidades y refuercen tu confianza en ti mismo. Por ejemplo, "Estoy bien preparado", "Confío en mis habilidades", "Puedo hacerlo".
  • Busca apoyo emocional: rodéate de personas positivas y comprensivas que te brinden apoyo y aliento durante este proceso. No dudes en hablar con tus padres, profesores, amigos o un psicólogo si lo necesitas.
     

5. El día del examen: enfrentando el reto con confianza

 

  • Llega temprano al lugar del examen: esto te permitirá evitar el estrés de llegar tarde y te dará tiempo suficiente para acomodarte y relajarte antes de comenzar la prueba.
  • Lee cuidadosamente las instrucciones: asegúrate de comprender bien las instrucciones de cada examen antes de comenzar a responder las preguntas.
  • Administra tu tiempo de manera efectiva: divide el tiempo del examen entre las diferentes secciones y no te detengas demasiado en una sola pregunta. Si te queda tiempo, vuelve a las preguntas que te parecieron más difíciles y asegúrate de haberlas respondido lo mejor posible. No te quedes atascado en una sola pregunta durante demasiado tiempo, ya que podrías perder tiempo que podrías dedicar a otras preguntas.
  • Revisa tu trabajo: asegúrate de haber respondido todas las preguntas y de haber revisado tus respuestas cuidadosamente.
  • Comprueba tu ortografía y gramática: pequeños errores pueden costarte puntos, así que tómate un minuto para leer tu trabajo y corregir cualquier error que encuentres.
  • Entrega tu examen a tiempo: no te arriesgues a que te penalicen por entregar tarde el examen. Asegúrate de tener suficiente tiempo de entregar el examen antes de la hora límite.
     

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  10/05/2024 Última modificación:  10/05/2024
estudiar · estrés
Área de Salud Mental Hospital Sant Joan de Déu Barcelona
Área de Salud Mental
Ver más

Atención a la salud mental de niños, niñas y adolescentes integrando el aspecto humano con los nuevos avances científicos.

Conócenos
Henka
Henka
Ver más

Programa que promueve el bienestar emocional en personas adolescentes y jóvenes de entre 12 y 25 años y su entorno.

Conócenos

Contenidos relacionados

Las principales dificultades en los estudios: ¿cómo superarlas?
Artículo

Las principales dificultades en los estudios: ¿cómo superarlas?

¿Cómo puedes reaccionar si detectas que tu hijo no avanza correctamente en los estudios? En primer lugar, es importante comprender la naturaleza del problema, ya que no todas las situaciones de dificultad de los estudiantes son iguales. Te explicamos siete claves para ayudar a los jóvenes estudiantes.

Neurodesarrollo cerebral: ¿Qué sucede durante la adolescencia?
Artículo

Neurodesarrollo cerebral: ¿Qué sucede durante la adolescencia?

La adolescencia es una etapa crucial en el desarrollo cerebral y personal. Durante este periodo, el cerebro experimenta cambios estructurales profundos, creando nuevos circuitos para el pensamiento analítico. Se fortalecen las funciones ejecutivas y se eliminan conexiones innecesarias en un proceso de "poda sináptica". Las hormonas sexuales también influyen en el desarrollo mental y emocional. La adolescencia es una época de vulnerabilidad a influencias socioculturales debido a la inestabilidad cerebral en desarrollo. Además, existen diferencias de género en la forma en que se procesan el estrés y las experiencias. El entorno y las experiencias de vida juegan un papel clave en la formación de los circuitos cerebrales.

El estrés en la adolescencia aumenta el riesgo de hipertensión, obesidad y diabetes en la edad adulta
Notícia

El estrés en la adolescencia aumenta el riesgo de hipertensión, obesidad y diabetes en la edad adulta

Los resultados de una nueva investigación concluyeron que un nivel elevado de estrés constante en la etapa adolescente está asociado con un mayor riesgo de enfermedades cardiometabólicas en adultos jóvenes.