Skip to main content
Niñas con raquetas de badminton

Bienestar emocional y deporte, ¿qué beneficios psicológicos tiene?

Niñas con raquetas de badminton

El papel de la familia es muy importante en la adquisición y el mantenimiento de los hábitos de actividad física de los niños y adolescentes. También es muy importante la influencia de las y los educadores y del grupo de iguales. Padres, madres, educadores y educadoras son los primeros que deben estar convencidos de la importancia de los beneficios del deporte en la infancia y la adolescencia.

 

Hay que tener presente los beneficios psicológicos que puede aportar el deporte a los niños y adolescentes. El mismo ejercicio físico que ayuda al corazón y que aporta beneficios fisiológicos, también ayuda al cerebro y a la salud mental. Algunos de estos beneficios son comunes a los que pueden obtener los jóvenes y los adultos en general, tanto chicos como chicas, como los que aparecen a continuación:

 

  • Reducción de los estados de ansiedad y depresión.

  • Mejora de las funciones intelectuales.

  • Mayor estabilidad emocional.

  • Mejora de la imagen corporal.

  • Mayor tolerancia al estrés.

  • Reducción del consumo de tóxicos como el alcohol, el tabaco y otras drogas.

  • Mejor control de los trastornos del sueño.

  • Ayuda para establecer relaciones sociales.

  • Mejora de las relaciones con la familia, amistades o grupo de clase.​

 

Mejora de la autoconfianza, la autoestima y la aceptación social

Los niños que destacan en actividades deportivas tienen una mayor aceptación social, ya que el éxito en estas está muy bien valorado entre sus iguales. El deporte ayuda a plantearse retos y objetivos difíciles y fomenta que los niños se impliquen de forma intensa en entrenamientos para conseguirlos. Si esto se hace de forma gradual, la percepción de haber alcanzado los objetivos propuestos hará perder el miedo para intentar nuevos retos sin miedo al fracaso. El deporte facilita esta forma de conseguir progresivamente los objetivos personales, aportando autoconfianza y autoestima.

 

El deporte ayuda también a fomentar la capacidad de liderazgo y de trabajo en equipo que pueden favorecer el desarrollo y la autonomía de las niñas en otros ámbitos importantes en su formación como las actividades académicas y escolares. Cuando esta confianza y autoestima se incorporen en el estilo personal de la niña, se convertirán en una herramienta útil en su vida adulta, por ejemplo en los ámbitos laboral y familiar.

 

Estados depresivos

La OMS define la depresión como un trastorno mental frecuente que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Según los últimos datos, está creciendo el índice de depresiones en la infancia y la adolescencia. Una de cada cuatro chicas adolescentes de catorce años manifiesta síntomas de depresión, mientras que en el caso de los chicos la proporción es del 10%.

 

En comparación con las personas adultas, el trastorno depresivo mayor en menores está todavía infradiagnosticado y poco tratado, posiblemente porque tienden a presentar síntomas menos comunes como irritabilidad, conductas agresivas y rechazo a la escuela. Cuando hablamos de depresión moderada o grave, este trastorno puede dificultar sensiblemente el rendimiento escolar y la capacidad para afrontar las tareas cotidianas, pudiéndose cronificar y en algunos casos, incluso llevar al suicidio. Estos casos se deben detectar a tiempo y deben ponerse en manos de profesionales para su tratamiento.

 

Pero en este caso, hablamos de estados depresivos cuando son depresiones leves y puntuales, y que no necesitan tratamiento con medicamentos o con psicoterapia profesional. Es en estos casos cuando la práctica del deporte que implica cierta intensidad de ejercicio físico puede ser eficaz para mejorarlos o para prevenir que deriven en depresiones patológicas. En algunos estudios se han constatado beneficios psicológicos del ejercicio físico en la prevención de la depresión, evitando su aparición en personas que son propensas. En definitiva, la práctica regular de un deporte por parte de las niñas en edad escolar ayuda a la prevención de posibles estados depresivos, favoreciendo un estado de ánimo óptimo que puede ayudar a afrontar mejor las tareas escolares y cotidianas.

 

Trastornos de ansiedad y del estrés

La comunidad científica también ha constatado un aumento en la infancia de los trastornos derivados de la ansiedad. En general, se acepta que las mujeres son más vulnerables a los trastornos de ansiedad que los hombres. Algunos estudios constatan que las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrir trastornos de ansiedad. Esto se puede hacer extensible a la infancia y la adolescencia, ya que también se ha constatado que las adolescentes tienen más ansiedad y un mayor riesgo de depresión que los chicos debido a una mayor exposición a los estresores sociales.

 

Al igual que ocurre con las personas adultas, la ansiedad es una de las experiencias más comunes en la infancia y la adolescencia. Puede afectarles en casa y en la escuela, y puede causarles problemas significativos en su rendimiento personal, social y académico. A menudo, la ansiedad no es fácil de identificar; se puede confundir con otro problema como déficits de atención, baja capacidad o falta de motivación. Cuando se trata de un trastorno, si no se identifica y no se trata, puede empeorar con el tiempo, causando más problemas en la adolescencia y la edad adulta. Las familias y el profesorado pueden ser las principales fuentes de apoyo para las niñas y niños ansiosos, ayudándoles a reducir los efectos negativos de la ansiedad y fomentándoles una adecuada gestión.

 

En poblaciones sanas, el ejercicio físico se ha asociado con la reducción a corto plazo de síntomas psicológicos derivados del estrés, de la ansiedad y del estado de ánimo negativo. Puede ser un estimulante o un relajante, según quien lo practique o la situación, en función de su intensidad, frecuencia y duración. Tradicionalmente, el ejercicio físico se ha utilizado como un complemento de tratamientos psicoterapéuticos para combatir algunos de los trastornos mentales más frecuentes. Algunos datos experimentales manifiestan la constatación de beneficios psicológicos en la mejora de los trastornos de ansiedad y en la reducción del estrés. La mayor eficacia del ejercicio físico se ha descrito en casos de ansiedad generalizada y de fobias simples.

 

Hay algunas evidencias de los efectos de la práctica de ejercicio en la reducción sintomatológica del estrés, a nivel fisiológico y psicológico. En este sentido, sus efectos son comparables a los de la relajación, por ejemplo, en relación con la reducción de la reactividad cardiovascular al estrés. Al igual que en el caso de las personas adultas, hacer ejercicio físico o practicar un deporte es una buena técnica en el manejo del estrés, con una mejor eficacia en los casos en que predominan síntomas físicos como tensión muscular o taquicardias.

 

La práctica regular de actividades físicas-deportivas en la infancia tiene una gran utilidad educativa y socializadora, importante para el desarrollo moral y para la adquisición de valores prosociales. Cuando el personal educador, entrenador y familiares contemplan un enfoque positivo, el deporte contribuye a la enseñanza de aspectos como la responsabilidad, el respeto de las normas, la aceptación del “saber perder” y del atraso de las recompensas, así como la asunción de riesgos para alcanzar determinados objetivos.

 

Para más información, consulta el 11º Informe FAROS «Salud y deporte en femenino: La importancia de mantenerse activa desde la infancia».

Esta información es de carácter divulgativo y no sustituye la tarea de los equipos profesionales de la salud. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con tu profesional de referencia.
Publicación:  20/06/2024 Última modificación:  20/06/2024
deporte · bienestar · salud mental
Unidad de Medicina del Deporte
Unidad de Medicina del Deporte
Ver más

Especialistas en el tratamiento y seguimiento de los deportistas infantiles, juveniles y las mujeres.

Conócenos

Contenidos relacionados

El desarrollo psicológico de los niños, paso a paso
Artículo

El desarrollo psicológico de los niños, paso a paso

Conocer cuáles son las etapas por las que pasan tus hijos durante su desarrollo psicológico puede resultar de gran ayuda para educarles.

Como favorecer que nuestros hijos tengan relaciones de amistad sanas
Artículo

Como favorecer que nuestros hijos tengan relaciones de amistad sanas

Cuando los hijos empiezan a crecer y sobretodo cuando entran en la adolescencia a los padres nos empieza a preocupar que amistades eligen los hijos, si son las más adecuadas para ellos y como pueden influir éstas en su bienestar.

Claves para la educación emocional en el ámbito familiar
Artículo

Claves para la educación emocional en el ámbito familiar

Muchos padres ya son conscientes de la importancia que puede tener para un niño la educación y el correcto desarrollo de sus emociones, pero no saben cómo empezar con ello. Te ofrecemos algunas sencillas guías.

¿Deben los niños ir a los funerales?
Artículo

¿Deben los niños ir a los funerales?

Según una encuesta que se realiza anualmente en Gran Bretaña el 48% de los adultos cree que los niños menores de 12 años no deben asistir ni a los tanatorios ni a los funerales.

Actividades relacionadas